Salud Bucal al alcance de todos 

ODONTOLOGIA ESPECIALIZADA
DEL POTOSI

 

SALUD BUCAL DURANTE EL EMBARAZO

 El periodo de gestación es un periodo de grandes cambios, entre ellos los hormonales y el aumento de fluido sanguíneo. Estos cambios incrementan el riesgo de caries, sangrado de encías o gingivitis.

Los siguientes consejos te permitirán lucir tu mejor sonrisa mientras llega el tiempo de dar a luz.

Cepilla tus dientes después de cada comida. Utiliza un cepillo de cerdas finas y dentríficos con fluoruro.

Limpia también la lengua y utiliza hilo dental. Su uso habitual ayuda a prevenir la gingivitis.

Si tienes que realizarte algún tratamiento dental, es preferible que lo hagas antes del embarazo, pero si ya estás esperando bebé, es conveniente esperar al periodo comprendido entre el cuarto y el sexto mes, porque los primeros tres son de extrema importancia para el desarrollo del niño y la incidencia de presentar complicaciones es mayor.

De cualquier forma, se recomienda que visites periódicamente al dentista al menos una vez durante el embarazo y otra después del parto, esto aunque no tengas ningún tipo de afección bucodental.

No obstante si tus encías están inflamadas y supuran o tienes la impresión de que se te mueven los dientes, acude inmediatamente al odontólogo, ya que podrían ser síntomas de un problema periodontal.

Para tener unos dientes sanos, la alimentación juega un papel fundamental. Evita el azúcar, -en la medida de lo posible-, pues su alto consumo hace que la placa dental sea más agresiva y que se produzcan ácidos que atacan al esmalte y ocasionan caries.

Las encías son tejidos extremadamente sensibles a los cambios hormonales, que podrían favorecer situaciones que incluso conllevarían la pérdida de los dientes.

 

 
 
 

Accidentes y Traumatismo Dental en Niños

El traumatismo accidental de los dientes es quizá uno de los accidentes más dramáticos que le suceden a un individuo y su frecuencia en la clínica odontológica es cada día mayor. En odontopediatría es aún más evidente, puesto que la incidencia de lesiones dentarias precisamente es mayor en la niñez y en la adolescencia.

Un diagnóstico correcto y una adecuada actitud terapéutica puede resolver definitivamente un caso o agravarlo, no sólo desde el punto de vista de la viabilidad del diente en la cavidad bucal, sino también por la importante repercusión psicológica que la sonrisa tiene en el individuo.

El tratamiento puede ser múltiple, desde eliminar el dolor protegiendo la pulpa (nervio) de los dientes, recolocación de los dientes avulsionados (se han salido del hueso que los sostiene), hasta distintas modalidades de tratamiento pulpar.

Diversos estudios han revelado que aproximadamente un 24% de los niños menores de 14 años han sufrido algún tipo de traumatismo en los dientes anteriores (incisivos). Los niños son más propensos a sufrir lesiones en la dentición permanente que las niñas, especialmente entre los 7 y 11 años, factor que está íntimamente relacionado con la participación más brusca en deporte y juegos.


  • Entre los 6 y los 12 años, la edad escolar, y con un pico a los 9 años, encontramos el grupo de mayor riesgo para sufrir lesiones dentales, fundamentalmTraumatismo Dental en Niñosente debido, como hemos visto anteriormente, a la práctica de deportes violentos o juegos. Suelen afectar a uno o pocos dientes. En ambas denticiones (la dentición de leche y la dentición permanente), los dientes que con mayor frecuencia se fracturan son los incisivos centrales, sobretodo los superiores.

    Entre los factores causales de los traumatismos tenemos unos factores desencadenantes y unos factores predisponentes.

    Los factores desencadenantes son los siguientes:
  • Deportes de Contacto
  • Accidentes de tráfico
  • Caídas

    Las lesiones traumáticas siempre deben tratarse con carácter de urgencia; por ello, el tratamiento debe ser inmediato. Toda terapéutica racional depende de la capacidad del profesional para formular un diagnóstico correcto. Una historia clínica y una exploración minuciosa conducirá al diagnóstico adecuado.

    Ya cuando se recibe en la consulta una llamada informando sobe un niño que ha sufrido un traumatismo, esta llamada nos debe servir como primera fuente de información diagnóstica, para descartar la existencia de otra lesión que requiera atención prioritaria en un servicio de urgencias del hospital más cercano al lugar del accidente. Durante la misma, intentaremos disminuir la ansiedad de los padres, lo cual favorecerá las relaciones entre el niño, el dentista y los padres, creando así un ambiente adecuado.
 

RECIBA NOTICIAS DE ODONTOLOGIA ESPECIALIZADA EN SU CORREO

CLIMA